Hace unos días, el diario digital Vozpópuli nos informaba en esta noticia de que nuestro ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, no tenía intención de «hacer lobby» en Buenos Aires a favor de la candidatura olímpica de Madrid 2020.
Imagen
«Hacer lobby» significa que un particular o un grupo de personas con determinados intereses en alguna causa realizan acciones dirigidas a influir, en principio, ante la Administración Pública para conseguir que quienes toman las decisiones lo hagan favoreciendo sus intereses. Hoy en día se entiende por lobby, según el Diccionario de la Real Academia Española, un «grupo de personas influyentes, organizado para presionar en favor de determinados intereses» tanto en el ámbito público como en el de las instituciones privadas.

El Diccionario Panhispánico de Dudas, como puso de relieve la Fundéu hace unas semanas, dice que esta voz inglesa puede sustituirse por términos o expresiones en español de significado equivalente. De tal modo, lobby puede sustituirse por «grupo de presión» y hacer lobby, por «presionar», «ejercer presión» o, como ocurre en algunos países latinoamericanos, «cabildear». Y un lobbyist, o sea, la persona que pertenece a uno de estos grupos, es un «lobista».

Así pues, habría sido preferible que este titular hubiese rezado así:

«El ministro Guindos no hará presión en Buenos Aires en la víspera de la elección de los JJOO de 2020».

Esto no quiere decir que el titular esté mal. De hecho, dado que es un extranjerismo de uso muy extendido, puede utilizarse. Eso sí, la Academia establece que todos los extranjerismos no adaptados se escriban en cursiva o, en su defecto, entre comillas. Y eso sí que falta en este titular.

Por cierto, ¿alguien ve algún otro error en este titular? Adelante, ¡es muy fácil!

ACTUALIZACIÓN (sobre la grafía de las abreviaturas dobles):

El error sobre el que os preguntábamos ayer en esta misma entrada se refiere a la escritura de la abreviatura de Juegos Olímpicos, o sea, a la tradición gráfica de nuestra lengua, aconsejada por la Academia, en lo referente a las llamadas abreviaturas dobles. Estamos pues ante la regla que establece cómo se construyen las abreviaturas de los nombres formados por dos palabras en plural.

Lo mismo ocurre con las abreviaturas de Estados Unidos, de Comunidades Autónomas, de Recursos Humanos, de Administraciones Públicas, de Comisiones Obreras, de Fuerzas Armadas, de Relaciones Públicas, de Sus Majestades, de Derechos Humanos, etc.

Para formar estas abreviaturas hay que dar cuatro pasos:

1º.- Cogemos la primera letra en mayúscula de cada una de las palabras que vamos a abreviar. J de juegos y O de olímpicos, en este ejemplo.

2º.- Duplicamos dichas letras para indicar que las palabras así abreviadas están -y se leen- en plural. Es decir, ya tendríamos: JJOO

3º.- Ponemos punto indicativo de abreviatura inmediatamente después de cada uno de los dos grupos de letras que componen la abreviatura. Quedaría así: JJ.OO.

4º.- Finalmente, dejamos un espacio en blanco entre los dos grupos letras de la misma forma que hay que respetarlo entre las dos palabras a las que se refiere la abreviatura cuando las escribimos sin abreviar. El resultado sería: JJ. OO.

Por tanto, la grafía correcta de la abreviatura de Juegos Olímpicos es JJ. OO., no «JJOO» (como aparece en el titular de la noticia que ha motivado esta entrada), ni «JJ OO», ni «JJ. OO», ni «JJ.OO.», ni «JJ.OO», ni «J. J. O. O.», ni «J.J.O.O.», ni ninguna otra de las combinaciones que tan frecuentemente leemos en los carteles, en los libros o en los periódicos y que apenas sirven para complicarnos la existencia, la escritura y la lectura.

Si te ha interesado esta entrada y nuestra actividad en general, puedes seguirnos en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Twitter:
Join Our Facebook Fan Page Follow Us On Twitter
¡Muchas gracias!
 


Comments




Leave a Reply