Hace unos días nos encontramos con estos carteles pegados en el escaparate de un locutorio:
Imagen
Además de otras faltas ortográficas, nos llamó particularmente la atención la grafía utilizada para designar a dos países: «Morroco» y «Ukrania».

Ambos tienen grafías perfectamente adaptadas y bien conocidas en nuestra lengua (Marruecos, Ucrania) y, además, ni siquiera la referida a Marruecos está bien escrita, pues sería Morocco.

Esto nos hizo pensar en la cantidad de países y ciudades cuyos nombres originales se escriben en grafías de lenguas que no utilizan nuestro alfabeto [latino] y que, al usarlos en nuestros textos, según recomienda la RAE, debemos adaptar. Esto es, debemos someter a esas palabras y a su pronunciación a un proceso de conversión a los caracteres y a los sonidos de la pronunciación propia de nuestra lengua.

Así, algunos de los nombres por los que os preguntábamos en nuestra página de Facebook hace un par de días, se transcribirían así:

-Rangoon (capital de Birmania, mejor que de Myanmar, por cierto) pasaría a Rangún; Yamoussoukro (capital de Costa de Marfil), a Yamusukro y Nouackchott (capital de Mauritania), a Nuakchot. Ello es así porque los sonidos vocálicos se representan con las vocales equivalentes en español.

-Cuando la w forma diptongo, se convierte en u. Aquí tenemos ejemplos como Rwanda, Zimbabwe, Botswana, Malawi y su capital Lilongwe, que pasarían a Ruanda, Zimbabue, Botsuana, Malaui y Lilongüe respectivamente.

-La h intercalada se omite. De este modo, los nombres de Kinshasa (capital de la República Democrática del Congo), del reino de Lesotho, de Rhodesia, de Bhutan, de Kathmandu, de la ciudad mauritana de Nouadhibou, de Bahrein y de Bangladesh, se escriben sin esa h. Quedarían así: Kinsasa, Lesoto, Rodesia, Bután, Katmandú, Nuadibú (en este caso también se han adaptado los sonidos vocálicos), Baréin y Bangladés.

-Las consonantes y vocales dobles pasan a una sola. Es el caso, por ejemplo, de los nombres de Addis Abeba (capital de Etiopía), Accra (capital de Ghana), Dacca (capital de Bangladés) y Dar-es-Salaam (capital de Tanzania). Se escribirían como sigue: Adis Abeba, Acra, Daca y Dar-es-Salam.

-Las grafías dj, j o g, si se pronuncian como nuestra y, se sustituyen por esta última. Nos encontramos con los nombres de la capital de Chad (N’Djamena), la de Nigeria (Abuja) o la de Sudán del Sur (Juba). También entran aquí los casos de Djibouti, Azerbaijan y Tadjikistan. Los escribiríamos así: Yamena, Abuya, Yuba, Yibuti (con adaptación de sonidos vocálicos también), Azerbaiyán y Tayikistán.

-La j que se lee como i se convierte en esta última letra. Es el caso de Ljubljana, la capital de Eslovenia, que se convierte en Liubliana.

-Cuando el grupo kh representa un fonema j debe transcribirse con j. Quizá el ejemplo más conocido es el de Khartum, la capital de Sudán, que pasa a Jartum.

-Finalmente, si el grupo tch representa un fonema parecido a nuestra ch, se sustituye por ella. Así, el nombre de la región asiática de Belutchistán pasaría a Beluchistán.

Si te ha interesado esta entrada y nuestra actividad en general, puedes seguirnos en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Twitter:
Join Our Facebook Fan Page Follow Us On Twitter
¡Muchas gracias!
 
 
Os anunciamos que nuestro blog va a participar en la edición de los premios Bitácoras.com 2013.

Sería una inmensa suerte que todos aquellos a los que os interesa el contenido que hasta ahora hemos ido publicando, nos votaseis.

El proceso es muy fácil. A la derecha de nuestro blog, justo encima de la columna llamada «Mi blog», encontraréis un botón que os llevará directamente a la página desde la que podéis votar. En la categoría «Mejor blog de educación», tenéis que poner la url de nuestro blog (http://buenostextos.weebly.com/blog.html). Finalmente, hay que introducir un código de comprobación de seguridad, que aparece en la parte inferior de la página, y pinchar en «votar».

También podéis pinchar en este enlace. En esto caso os tenéis que identificar con vuestro usuario de Bitácoras.com o con vuestra cuenta de Facebook o de Twitter. A continuación, en la barra superior de color azul más claro, tenéis que pinchar en «votar» y en la categoría «Mejor blog de educación», poner la url de nuestro blog. En este caso también hay que introducir un código de comprobación de seguridad, que aparece en la parte inferior de la página, y pinchar en «votar».

Y esto es todo. Así de sencillo.

No nos queda más que daros las gracias por la ayuda que nos prestéis a este respecto y, por supuesto, por seguirnos y por leernos.

Si te ha interesado esta entrada y nuestra actividad en general, puedes seguirnos en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Twitter:
Join Our Facebook Fan Page Follow Us On Twitter
¡Muchas gracias!
 
 
Ayer, en nuestra página de Facebook, os planteábamos esta pregunta:

«Si quiero decir que mi padre trabaja únicamente los sábados y los domingos, ¿cuál creéis que es la forma más incorrecta de decirlo?

1.- Mi padre trabaja solo los fines de semana.

2.- Mi padre trabaja sólo los fines de semana.

3.- Mi padre trabaja solamente los fines de semana».


Y hace algunos días nos topamos con el cartel que nos va a servir de excusa para esta pequeña entrada de hoy:
Imagen
En él se puede leer, entre otras cosas, la oración: «Sólo el bolsillo nota la diferencia». Discutamos sobre ese sólo con tilde diacrítica.

Seguro que todos recordamos la antigua regla que establecía que si esa palabra era usada como adverbio, en cuyo caso equivale a solamente, podía acentuarse. Es el caso de este cartel («Sólo el bolsillo nota la diferencia» / «Solamente el bolsillo nota la diferencia»). En cambio, si se usaba como adjetivo («No me gusta pasear solo») no tenía que escribirse con tilde. Esta regla, que se mantuvo inalterada hasta 1959, contravenía a esa otra regla de acentuación que todos conocemos desde el colegio y que establece que las palabras llanas terminadas en vocal, como lo es solo precisamente, no deben acentuarse.

No obstante, estaba muy extendida y, especialmente en casos de posible confusión o ambigüedad en una misma oración, se seguía utilizando (o se ha seguido utilizando, casi por mejor decir) la tilde diacrítica para diferenciar el uso adverbial del uso como adjetivo de la palabra solo. Este criterio de uso diferenciado fue el que se impuso a partir de 1959.

Esto no cambió radicalmente hasta hace apenas tres años, cuando en 2010 vio la luz la Ortografía de la lengua española. Fue, de hecho, uno de los cambios que más acaloradas discusiones provocó entre el común de los usuarios de nuestra lengua. Y ello se decidió así porque en este caso, y en el de los demostrativos, según la propia RAE, no se cumple el requisito de uso de la tilde diacrítica, «que es el de oponer palabras tónicas o acentuadas a palabras átonas o inacentuadas formalmente idénticas, ya que tanto solo como los demostrativos son siempre palabras tónicas en cualquiera de sus funciones».

Por tanto, el nuevo criterio es que se prescinda de esa tilde diacrítica en todos los casos, incluso en los ambiguos. Así lo recomienda la Academia, aunque sería muy aventurado decir que sólo, acentuado, es incorrecto. No fue más que eso, un consejo, una recomendación y, quizá por ello, hay quienes se resisten a este cambio hasta el punto de que la RAE ha tenido que reconocer el escaso éxito que ha tenido esta sugerencia entre los usuarios de nuestra lengua. Aún así, la propia Academia, en la última obra que hemos citado, sugiere algunas soluciones para huir de esos casos que pueden inducir a error o llevar a interpretaciones ambiguas, y que el propio contexto comunicativo es incapaz de resolver. Entre ellas encontramos «el empleo de sinónimos (solamente o únicamente, en el caso del adverbio solo), una puntuación adecuada, la inclusión de algún elemento que impida el doble sentido o un cambio en el orden de palabras que fuerce una única interpretación».

Así pues, volvamos al ejemplo que pusimos ayer en nuestra página de Facebook:

La opción más incorrecta, a juzgar por lo recomendado por la Academia, sería la segunda, pues la palabra solo no debe acentuarse y hay criterios que justifican suficientemente, al menos a juicio de nuestros académicos, tal razonamiento. Por tanto, deberíamos escribirlo sin acento, a pesar de que con ello podríamos pensar que mi padre no es que trabaje únicamente los fines de semana (uso como adverbio), sino que trabaja solo, en solitario, sin compañeros, los fines de semana (uso como adjetivo). Aunque la primera opción sería la más correcta, hay una forma de hacerla más correcta aún y de hacer evidente que ese solo lo estamos usando como adverbio: sustituyendo solo por solamente y, así, hacemos desaparecer toda posible duda en estos casos que se pueden interpretar de las dos maneras.

Si te ha interesado esta entrada y nuestra actividad en general, puedes seguirnos en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Twitter:
Join Our Facebook Fan Page Follow Us On Twitter
¡Muchas gracias!